Malú a Dueto con Alejandro Sanz

Malú y Alejandro Sanz

Alejandro Sanz llevó por segunda vez a Madrid toda la magia de su gira "Paraíso Express" a un abarrotado Palacio de Los Deportes de Madrid que se rindió ante la enérgica propuesta del cantante, quien celebró un nuevo triunfo junto a David Bisbal, Dani Martin, Malú, Junior y Daniel Casares.

La cantante sevillana Sara Vega demostró su valía ante las 15.000 personas que esperaban la llegada de Alejandro Sanz, quien escogió a la hermana de Paz Vega como telonera. La cantante mostró algunas de los secretos de su álbum de debut "Sangre revuelta" y animó a un público que apreció el talento de la joven artista.

"Buenas noches Madrid. Es nuestro tercer concierto en el Palacio de los Deportes y va a ser muy especial. Primero porque estáis todos ustedes y segundo porque hay un montón de amigos y artistas que van a pasar por aquí", auguró Sanz, quien también quiso dedicar el concierto su hija Manuela.

El concierto arrancó con "Mi Peter Punk", una de las composiciones más originales del álbum "Paraíso Express", un tema en el que la distorsión de las guitarras confluyó con el enorme despliegue audiovisual que Sanz ha preparado en esta gira. El compositor encadenó "Lo que fui es lo que soy" y "viviendo deprisa" antes de presentar a una de las grandes sorpresas de la noche.

"Sin anestesia ni nada...Mi primer invitado es un amigo al que quiero mucho. Una persona trabajadora, con mucho talento y que acaba de ser padre. Además le voy a retar en un concurso de baile porque creo que le puedo ganar", anunció Sanz mientras David Bisbal aparecía para entonar "Nuestro amor será leyenda".

El guitarrista Daniel Casares fue el encargado de aportar a "Corazón partío" un toque flamenco. El músico malagueño es otro de los jóvenes talentos en los que ha confiado Sanz para poner en marcha un sello dedicado al cante jondo y a las seis cuerdas flamencas, un género del que se confiesa un apasionado.

Alejandro Sanz pasa por un momento dulce. Buena muestra de ello es la nominación a cuatro premios Grammy Latino, una noticia que recibió con alegría porque, según confesó al público, "es algo que importa y mucho".

"Cuando nadie me ve", "Yo hice llorar a los ángeles" y "Lola soledad" fueron algunas de las canciones que no faltaron en el repertorio del cantante, quien constantemente bromeó con los espectadores, a los que prometió un baile, ya que, según explicó, "hay muchos que dicen que Alejandro Sanz no se mueve sobre el escenario".

La solista Malú, otra de las apadrinadas en su día por Sanz, subió al escenario del Palacio de los Deportes de Madrid para interpretar a dúo "Desde cuando", una canción que el músico quiso dedicar "a todas la mujeres valientes de este mundo".

La fusión de estilos y el guiño a otras músicas del mundo como el reggae o el rap llegó con Junior, quien rimó algunas estrofas de una versión de "Mala" más gamberra y desenfadada de lo habitual.

Hasta bailó...

Con "No es lo mismo" Alejandro Sanz por fin se atrevió a bailar y así cumplir con su promesa. Además quiso presentar a los profesionales que le acompañan en su última gira: un grupo formado por músicos de países tan dispares como Estados Unidos, Camerún, República Dominicana, España o Gran Bretaña.

"¡Gracias Madrid! Puede ser en Las Ventas o aquí pero somos nosotros los que no cambiamos. Este es un lugar que te hace feliz... Y no me refiero a esta ciudad como institución sino a las personas que viven en ella", admitió Sanz.

La última parte del concierto llegó con Sanz al piano, quien versionó uno de los pasodobles del compositor gaditano Juan Carlos Aragón. De la misma manera ejecutó "Tú no tienes la culpa", otro de los cortes del último álbum del cantante.

El éxtasis llegó con la aparición de Dani Martín, vocalista de El canto del loco, quien compartió con Sanz "Tu letra podré acariciar", una de las antiguas canciones del compositor, quien además incluyo "Lo ves" para finalizar el repaso a los grandes éxitos de su carrera.

Alejandro Sanz cerró su actuación con "A la primera persona", un tema dedicado a las más de 15.000 almas que visitaron el paraíso que Sanz les había preparado en Madrid.

Fuente: 20Minutos

Comentarios